Crónica de la resaca de un Alhambeer

No veíamos el momento de que llegase el fin de semana del Alhambra Sound, y ya estoy contando aquí qué tal ha ido desde la inspiración más profunda que una resaca produce en el tren de vuelta, es decir poca. Qué rápido pasa lo bueno.

Viernes 19, fiesta de presentación del AHS 2014.

Todo empezó después de enfundarnos las converse y la camisa de cuadros, como todos los festivales, a no ser que te vaya más el postureo tipo flower power Yoko Ono con las florecillas en la cabeza, que no es mi caso ni el de mis amigos. Comenzamos el viernes 19 pre-festival como se merecía tomando unas tapas en el Bar Soria, meca de modernitos y grupos granainos para después de sus debidas cervezas ir a la nueva Copera a lo que sería la fiesta de presentación del festival.
A nuestra llegada ya habían empezado a tocar varios grupos, sorprendiéndonos Veintiuno con el típico directo que hace que te entren ganas de escuchar el disco justo al volver a casa... pero para qué negar lo evidente, esperábamos ansiosos la salida al escenario del siguiente grupo (sin ánimo de ofender a Veintiuno), ya sabía que lo que venía a continuación iba a merecer la pena, porque no es la primera vez que veo a Miss Caffeina en directo y ya no sé que me gusta más, si la voz de Alberto, la manera de bailar con el bajo de Tonino, la simpatía de Sergio... así que no perdí el tiempo en decidirme y cuando salieron me dediqué a saltar y bailar entre la gran cantidad de gente que había, entre ella muchas chicas que probablemente estaban pensando lo mismo que yo y que reducían mis posibilidades de casarme con Tonino. En definitiva un directo que no decepcionó y que acabó (oooh), con un fin de presentación a cargo de Indiescabreados Dj's que amenizaron con una buena selección de música britpop, sixties, electrónica y todas esas canciones que te encantan pero que no conoces como se llaman hasta que usas el Shazam y cuando sale el nombre del grupo en la pantalla del móvil mueres de placer (y lo sabes). Si aquello fue la presentación, se confirmaba lo que nos esperaba al día siguiente: prometía.


Miss Caffeina, dándolo todo.
                                                                                                        


Sábado 20, Festival Alhambra Sound 2014.


Y así llegó el esperado día 20, ¡ya eramos oficialmente alhambeers! ya se sabe: "Sin música y sin cerveza, los alhambeers pierden la cabeza", así que querido lector adivina que hicimos... pues claro plimo, beber cerveza Alhambra de nuevo, (minipunto para el lector). Si algo tiene Granada es la cantidad de bares con ambiente a todas horas, y la verdad es que la presencia del festival se notaba en cada uno de ellos cuando el número de gafapastas ocupaban más metros cuadrados de lo habitual. Una epidemia de modernitos se extendía por las calles, colonizaban establecimientos y se dirigían después de comer al más puro estilo Walking Dead hacia La Feria de Muestras de Armilla, donde tendrían lugar los conciertos. Al llegar, mi grupo de amigos tuvimos que separarnos, siempre ha habido clases y dos de ellos tenían entradas VIP, que la verdad eran un poco fail porque solo servían para que la cerveza costase más barata, no se podían ver los conciertos desde allí (siendo bienpensada aun no descarto que fuese una estrategia de marketing,  ya sabéis "ahora lo más VIP es ser no-VIP", y todos los alhambeers contentos). Una vez dentro: foto de pulseritas de rigor y Jero Romero sonando de fondo, not bad, no diré que es el típico concierto al que iría a tirarme de los pelos en primera fila, pero sí diré que no sé si fue por la cerveza o porque gracias a los auriculares me estoy quedando sorda pero recuerdo que hubo un momento que dije: "oye, suena a Ivan Ferreiro..." y dos minutos más tarde: "no espera, se parece a L.A."... tenía el regustillo ese como cuando le dices a alguien: "Se parece a Brad Pitt pero en feo", pues así. Total, que voy a reconocerlo, no había escuchado a Jero Romero antes en mi vida y no descarto (ni prometo) volver a hacerlo.

           Aquí Patxi, compañero de reportaje.                                                                                    


Si no subes foto pulseritas al feisbu, no has estado de festival.
                                             

Sin darme cuenta llegó el turno de Izal en el escenario Negrita, es un grupo que está pegando un gran subidón y eso se notaba en las miles de cabezas que se extendían delante de mí, comentario que aprovecho para hacer campaña de mi nuevo lema, y es que todo el mundo debería entrar ordenado por estatura a los conciertos o que los precios de las entradas se ajusten, no hay derecho que los bajit@s como yo paguemos la misma cantidad que un tiarraco de dos metros que con toda seguridad acabará plantando su cabezón delante de tí imposibilitando cualquier ángulo decente de visión del escenario, así te hayas conseguido colocar en segunda fila ¡No a la desigualdad estaturil en los conciertos! Y aquí mi arranque reviindicativo off/, solo me queda decir que Izal sonaron menos monótonos que en el disco, no tuve en ningún momento la sensación que temía de estar en misa, e incluso me dio pena tener que irme antes de tiempo para cambiarme al segundo escenario Inside donde empezaban a tocar Second, pero es que Second son mucho Second ¡no me apetecía nada perdérmelos!

Izal, los nuevos llenaconciertos.

...y no me equivocaba, porque a pesar de pillar un sitio alejado del escenario sonaban con tal energía que vibraba la música como si estuviésemos cerca...  y ya no sé si fue por culpa de Second, o del Jaggermeister, pero la verdad es que a partir de ese momento de la noche se anestesió mi lado más racional y atravesé un muro de estupidez (como dice la canción Antiyo), por lo que al volver al escenario Negrita para ver a Vetusta Morla no les presté demasiada atención (total ya había visto a Izal, no era plan de ver el mismo concierto dos veces), pero tengo un amigo que tenía un amigo que les prestó atención y dice que estuvieron muy bien.

Aquí se aprecia como un elemento cabezoide se interponía entre el concierto de Vetusta Morla y yo.

Finalmente la noche terminó con Kakkmaddafakka que no pararon de moverse y bailar conectando bastante con el público, y Lori Meyers que quisieron darle una sopresa a los Alhambeers cantando una canción con Anni B Sweet, "A-Sinte-Odio", todo un detalle para los que aguantaron tantas horas de pie hasta que tocaron. Por último, The Zombie Kids típicos de relleno en todos los festivales y que nunca veo... esta vez tampoco fue diferente porque la verdad ya me había ido.

Conclusión: una tercera edición del AHS'14 con entradas agotadas que si bien la organización de los horarios y la zona VIP en un principio no prometía, terminó dejando buen sabor de boca, aunque todavía no tenga muy claro a cuantos euros equivalían los tokens de la barra.

¡Hasta el año que viene alhambeers! :).


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Noticias de Festivales

 photo e866cf43-4605-4d64-a8df-bbf41647bf88.jpg

Playlist Mensual

 photo 57107be7-f1d8-458b-9114-31590a19f0a8.jpg

10 copos de nieve

 photo e8521429-2882-4dad-a7e6-6c3f91ec2cbc.jpg

Mitos y leyendas del pop español

 photo 46d17556-8aaa-4515-8de4-68c0d4e50253.jpg

Impulsos y desconexiones

 photo 5ca64118-d063-4b7f-8843-46bfc7d36b79.jpg