Screaming Headless Torsos + Cats and Monkeys @ Sala Capitol - Santiago de Compostela (05/3/15)



El pasado día 5 marzo tuvimos la oportunidad, gracias al ciclo "Sons 2015", de disfrutar del concierto de la apertura de la gira por España de los Screaming Headless Torsos. El grupo neoyorquino llegaba con nuevo disco bajo el brazo (Code Red) y con los 20 años de vida recién cumplidos, pretextos más que suficientes para esperar una tarde noche llena de buena música y muchas emociones.

A las 21:00 de la noche se nos emplazaba en la sala Capitol para la apertura de puertas, aunque no sería hasta las 21:24 cuando realmente comenzó la faena. Serían los lucenses Cats and Monkeys los encargados de calentar el ambiente con un sonido que oscila entre el jazz urbano y el funk rock. Esta especie de supergrupo se presentó con siete músicos y sin ganas de perder el tiempo. A pesar de que al comienzo del concierto había poco público en la sala, la banda rápidamente logró buenas opiniones entre el respetable y enganchó a la gente que poco a poco se iba dejando caer por el recinto.


Durante la actuación de los lucense encontramos una oportunidad magnífica para olvidarnos de nuestros abrigos un rato, pertrecharnos de bebidas para refrescar el gaznate, así como para empezar a carburar la musculatura del cuerpo. Todo esto mientras nuestra cabeza ya se movía involuntariamente al son de la música. Sobre cuarenta minutos duró una actuación que nos dejó un buen sabor de boca.
Tras esta primera experiencia musical hubo sobre unos 10/15 minutos de descanso para acondicionar el escenario y para que los espectadores realizaramos las actividades pertinentes para aguantar sin interrupciones el meollo del asunto.
Fue sobre las 22:15 cuando comenzó el concierto de los Screaming Headless Torsos. Empezaron directos lanzándose al órgano auditivo de los espectadores y mostrándose muy activos en el escenario pasando totalmente desapercibida la ausencia de Daniel Sadownick (percusionista de la banda). El grupo tenía un objetivo muy claro y fue a por el desde el principio: no podía quedar una sola persona en la Capitol que no se moviera con sus canciones. Tan directos fueron con dicho objetivo que no sería hasta el tercer tema donde comenzó la interacción no musical entre el grupo y su audiencia. Fue Freedom Breemer, el hiperactivo vocalista del grupo, el que se tomó un segundo de descanso para mezclar inglés con un correcto castellano para hablarnos de la trayectoria de la banda, de sus ganas de pisar nuestro país y de un acontecimiento peculiar que se daba ese día: el genial guitarrista del grupo David Fuiczysnki estaba de cumpleaños.

 
Después de esto, la banda volvió a tomar la directa comandados por el propio Fuiczysnki y por Freedom. Por un lado, el guitarrista nos mostró su versatilidad con riffs de todo tipo y de diferentes estilos musicales. Además hay que añadir que sus esquizofrénicos solos debían pretender mostrarnos que todas las cuerdas y trastes de su guitarra doble sonaban a la perfección y de la cual extraía sonidos que pocas veces hemos escuchado.
Por otro lado, Freedom nos mostró una gran versatilidad vocal mezclando exhibiciones propias de la musica negra; con voces más rasgadas y propias del rock; y con algunas dosis de rap. Todo esto mientras usaba calculadamente dos micros, uno con efectos metálicos y otro sin nada más que su voz al desnudo.
No debemos desmerecer al resto de la banda, puesto que también tuvo sus momentos de lucimiento, especialmente en los temas instrumentales donde percusión y batería nos llevaron al éxtasis con ritmos tribales como si de un ritual budú de tratara, lo que provocó que nos terminaramos rindiendo a su propuesta musical dando por conseguida la meta que los Torsos se había propuesto para el concierto.
Tras casi dos horas de concierto de puro crossover musical nuestras mentes llegaron a la extenuación que suelen generar las propuestas que se salen de los canones comerciales y les gusta jugar con la salud mental de sus oyentes. Su deliciosa locura musical llegaba a su fin, o eso nos querían hacer creer hasta que llegó el turno de los bises.
Regresaron al escenario con una tarta de cumpleaños para el bueno de David (quien de seguro necesitaba una porción del pastel para reponer energías) acompañada de una extraña versión del cumpleaños feliz cantada por Freeman donde su letras se vió reducida a cantar solamente "cumpleaños feliz". Tras esto, la canción "Free man" puso el broche al evento. Ahora si que habíamos llegado al final de una larga y gran noche de música que, personalmente, creo que cumplió con las expectativas. Sin duda, a pesar de sus veinte años de carrera, los Torsos se muestran muy frescos en los escenarios, con un amplio conocimiento del oficio y con mucha energía en directo que seguro han dejado a más de uno echando humo por las orejas a lo largo de esta gira.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Noticias de Festivales

 photo e866cf43-4605-4d64-a8df-bbf41647bf88.jpg

Playlist Mensual

 photo 57107be7-f1d8-458b-9114-31590a19f0a8.jpg

10 copos de nieve

 photo e8521429-2882-4dad-a7e6-6c3f91ec2cbc.jpg

Mitos y leyendas del pop español

 photo 46d17556-8aaa-4515-8de4-68c0d4e50253.jpg

Impulsos y desconexiones

 photo 5ca64118-d063-4b7f-8843-46bfc7d36b79.jpg