The suburbs, Arcade fire + Spike Jonze.


En Agosto de 2010 Arcade Fire lanzó esta canción como parte del Álbum "The Suburbs". Al parecer el álbum está inspirado en la vida de dos de sus miembros (Win Butler y su hermano William Butler) en los suburbios de Houston, TX.

La canción no tiene desperdicio pero sin un videoclip como el que les hizo Spike Jonze (conocido por ser el director de 'Being John Malkovich' y 'Where the Wild Things Are').

Con una duración de 5 minutos 48 segundos al video le sobra tiempo para conmovernos. Le bastan unos segundos para sumergirnos en su peculiar estética y poco a poco nos va presentando a los protagonistas de su historia. Su inconstante ritmo visual y su fuerte carga emocional le hace llegar inmediatamente al espectador y una vez capturado no le suelta hasta el final. Conmovedor y de impecable fotografía, es una auténtica obra maestra del género de los videos musicales.

Les haya o no encantado, para muchos la pregunta sigue siendo: ¿Qué significan este videoclip y esta canción?.

1) SIGNIFICADO DEL VIDEOCLIP

"El vídeo empieza con sonidos de sirenas, el protagonista, con el mono de la cafetería en que trabaja, camina por una pradera de los suburbios de la ciudad, al fondo se ve la ciudad y se escucha el sonido y movimiento de coches de policía. Seguidamente vemos imágenes de su pasado, un momento feliz con sus amigos, dan un paseo en bici por su barrio. El cielo es azul, es un día soleado. Llevan armas de juguete colgadas a la espalda con bolsas de plástico. Se respiran libertad y sueños de juventud, en este ambiente todo es posible: son jóvenes, amigos, están en una zona residencial verde, ellos van con sus bicis nada parece preocuparles. En la camiseta del protagonista pone 'I don't Know' es una camiseta de skate americana. Juegan a saltar de sus bicis en marcha y tratan de que se mantengan en equilibrio y continúen en movimiento. De pronto se ve que están frente a una alambrada, varios helicópteros se dirigen hacia el otro lado donde hay una columna de humo negro, la cámara vibra. El grupo esta frente a la alambrada observando, el rostro de desilusión protagonista es el del chico pelirrojo. Ahora en otro lado de la urbanización juegan a disparar con pistolas de airsoft, el juego continúa. Nos está mostrando dos esferas muy distintas que va intercalando: la esfera íntima y juvenil frente a la esfera pública, adulta y de desilusión. En la sombra se intuye uno de los primeros besos de juventud entre dos de los jóvenes, pero no llega a verse: siguen en la esfera íntima. Un instante después se ven militares encapuchados y armados con fusiles de asalto, acaban de bajar de sus camiones están rondando la urbanización. Vuelta a la esfera juvenil, nuestros protagonistas juegan, llevan sus armas de juguete colgadas al cuello. En esta esfera todo se toma como un juego, se puede huir de los enemigos y las peleas entre amigos acaban con tu enemigo ayudando a levantarte. Es un día soleado, van en sus bicis por zonas verdes y agradables de la urbanización, se cruzan con un par de policías que se quedan observándoles: en esta esfera el chico pelirrojo se muestra con actitud chulesca y le parece divertido como le miran, choca la mano de su amigo y rondan en bici la zona donde están los policías. El rostro de felicidad del protagonista se tornará inmediatamente al de miedo. Vuelta a la esfera de desilusión, de realidad. También estas esferas marcan su diferencia por la hora del día y la localización: la esfera íntima y feliz transcurre normalmente en entornos verdes, naturales y soleados; la esfera de desilusión tiene lugar durante la noche, alejada de la naturaleza y en entornos poca agradables. En este momento varios camiones militares bloquean una de las calles, han parado un coche, los militares encapuchados tienen detenidos arrodillados a sus ocupantes, arrastran a uno de ellos al otro lado de la calle. Los chicos siguen dando un paseo en bici, cruzan transversalmente la escena, a lo lejos los militares parecen estar llevándose a los niños de una de las casas, los van subiendo a un camión: lo cual es muy significativo, es una metáfora de que acaban con la esperanza e ilusión. El rostros de los jóvenes es de completo miedo y desolación. El cambio de escena nos muestra al chico pelirrojo siendo padre, ahora él está dentro de una de esas casas, tiene a su hijo en brazos y ve a través de la ventana como los militares rondan la zona y llevan a cabo sus operaciones de miedo y fuerzas nocturnas. El resto de chicos están en la misma casa, todos tienen miedo. La esfera nocturna continúa, los dos chicos que antes peleaban en juego ahora están arrodillados, observan sus muelas con linternas y les empujan frente a la alambrada, se miran. En este momento, entender lo que ocurre es difícil se no se ha visto el cortometraje completo de 28 minutos: resumiendo el protagonista les dice a los agentes el nombre de su amigo cuando este se niega a responderles y eso parece que provoca que le corten el pelo. El chico pelirrojo acaba de salir del trabajo en la cafetería, tiene su móvil en la mano; se queda observando que han aplastado una de las bicis, ahora es consciente de que algo ha ocurrido. Están en una fiesta, su amigo corre descalzo en pleno día por mitad de la calzada. Ahí está, en la mitad de la fiesta, frente a su novia, su amigo está serio, le mira fijamente, le atraparon y ahora es muy distinto. Tres de los chicos corren desesperadamente en mitad de la noche hacia el lugar de trabajo del protagonista, frente al cristal saludan al chico que está barriendo, parecen tranquilos de haber llegado a tiempo, hasta que se dan cuenta de que el otro chico, al que capturaron, está detrás y empieza a golpearle. No pueden hacer nada, porque están al otro lado del cristal: esto representa la impotencia, la rabia y como el hecho de que a pesar de que la esfera violenta y conflictiva sea exterior los conflictos más profundos son los que provoca la esfera exterior en la esfera íntima, es decir los conflictos familiares y personales. Al final, a pesar del Estado de Miedo Policial, la sangre llega a su protagonista de manos de su mejor amigo que le ataca por la espalda. Las tensiones que crea la dicotomía entre las dos esferas terminan por estallar en una antiutopía que es el mundo real, una mezcla entre ambos mundos (es de noche pero están solos, la causa del conflicto no es externa, no hay militares rondando la zona). Es curioso como ante la impotencia y desesperación de no poder impedir que le siga golpeando, acuden al Estado Policial, es su propia novia la que hace parar un camión militar. El chico deja de golpearle y se derrumba, se agacha en el suelo a llorar cubriéndose la cara. El protagonista con la cara ensangrentada se tira al suelo boca arriba y qué ve, un cielo azul y soleado con pájaros, pero el sonido de la naturaleza se ve interrumpido por las sirenas: este es nuestro nuevo hábitat, un mundo de verdades ocultas e hipocresía; un falso velo de cielos azules, días soleados y complacencia, cubriendo una realidad oscura, violenta y militar. Un Estado del Miedo que se viste de Estado del Bienestar."

3) CONCLUSIÓN:  El significado originario de la canción para Arcade Fire se amplió y modificó como consecuencia del videoclip de Spike Jonze. Pues el video se montó a partir de escenas del cortometraje 'Scenes from the Suburbs' del mismo director. Esto ha provocado que el mensaje final sea una mezcla explosiva entre la melancolía más arrebatadora por un pasado juvenil perdido (significado inicial de la canción) y la impotencia y repercusiones frente a un estado del miedo en formación (significado del cortometraje). El resultado ha terminado siendo una pieza única del séptimo arte, que para muchos ya ha hecho historia.

Texto extraido de Cultura Reversible.

Comentarios

Entradas populares