Maestro Manabe y los cabeza de cartel (Sábado Sónar)




Maestro Manabe y los cabeza de cartel (Sábado Sónar)






El sábado llegó, el día trap y de los grandes cabezas de cartel. Sobre el trap hay poco que decir, cada día hay más seguidores y debe tener su espacio en el Sónar, pero en el cartel de este año estaba demasiado sobrerrepresentado, para la cantidad de propuestas interesantes que hay en la actualidad. Pero estamos hablando del Sónar un festival de tal tamaño que siempre hay sorpresas.







No hay palabras para describirla. Phosphere la instalación de Daito Manabe y su equipo de Rhizomatiks mezcla la danza con juegos visuales que consiguen poner a uno la piel de gallina. En Phosphere son tres bailarinas las que llevan el ritmo, estas se deslizan por el tapete mientras cada proyector manda varios rayos de luz a cada bailarina, los rayos crean figuras geométricas que son hechas y desechas según el movimiento de las tres niponas. El video de arriba es una sombra de lo que fue pero es lo mejor para hacerse una idea. Cuando acabó el espectáculo y salieron los artifices a saludar el público no paró de aplaudir estuvimos más de 5 minutos ininterrumpidos, Daito y su sequito lo estaban pasando mal, querían que se acabase pronto.






Control total de la situación es lo que tiene C Tangana, montó un concierto explícitamente para promocionar su nueva canción, Mala Mujer. Se paseaba, dedicaba las canciones a su gente, entraban sus colegas de Agorazein, Alizzz, quien él quisiera, pidió aplausos para Rosalía, vamos que se siente en el escenario como en su casa. No abusó demasiado del autotune y el concierto tuvo un royo más electrónico de lo habitual, pero sin pasarse.






Para el set a cuatro manos de Nosaj Thing y Daito Manabe vaciaron el hall por completo y cerraron las puertas. Fuera la gente estaba ansiosa por entrar, hasta que abrieron puertas y el viaje empezó. El imaginario visual del japonés transporta a la pareja a diferentes escenarios mezclados con algoritmos. Jason Kung abdujo a los allí presentes los bajos y sub bajos hacían vibrar hasta el dedo meñique del pie, una exageración. Hubo breves parones en los que no sonaban y se producía un instante de calma y alivio para los tímpanos impagable.





Para el cabeza del cartel no cabía un alfiler del SónarClubJustice se presentó sobre dos torretas y unas baterías de luces se iban desplazando por todo el escenario, creando figuras y cambiando de colores, junto al dinamismo que  estuvieron aportando ellos hubo ambientazo. Desde el inicio, bailar, bailar, calor, calor, trempar, trompar hasta la extenuación. Sin aire, caña y ritmo constante.






Un cierre con mucha clase. Daphni (a.k.a. Caribou) haciendo un b2b con Hunne fue el colofón para un festival que no defrauda nunca. Empezaron con un techno constante, pero conforme salía el sol empezaban a surgir los temas coloridos e intensos. Cuando empezó a dar bien el sol pusieron un tema que no recuerdo, pero produjo un cambio en el ambiente estratosférico. Fue una despedida de nivel.









*Imágenes cedidas por Sónar Festival


Por Chus Martínez y su Conjunto

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Festivales

 photo e866cf43-4605-4d64-a8df-bbf41647bf88.jpg

Playlist Mensual

 photo 57107be7-f1d8-458b-9114-31590a19f0a8.jpg

10 copos de nieve

 photo e8521429-2882-4dad-a7e6-6c3f91ec2cbc.jpg

Mitos y leyendas del pop español

 photo 46d17556-8aaa-4515-8de4-68c0d4e50253.jpg

Impulsos y desconexiones

 photo 5ca64118-d063-4b7f-8843-46bfc7d36b79.jpg